Ahora que Prey se encuentra disponible en Xbox Game Pass queremos aprovechar para destacar en este articulo cuales son las principales bazas para querer jugar a uno de los mejores juegos de 2017 para Xbox One. La realidad es que es un juego que sufrió un tortuoso desarrollo, pero que finalmente el buen trabajo de Arkane Studios y Bethesda logró que pudiéramos disfrutar de uno de los mejores juegos de ciencia ficción de la presente generación.

Nuestra recomendación es clara, si estás suscrito a Xbox Game Pass es casi obligatorio que le des la oportunidad y lo descargues para probar por ti mismo las cualidades de este genial juego. Las cualidades del juego son muchas, pero queremos resumir en 5 breves puntos que hacen que merezca la pena Prey en Xbox One.

5 motivos para jugar Prey en Xbox One

  1. Completamente alejado de lo visto en el primer Prey para Xbox 360, aunque sí que bebe directamente de sus referencias más inmediatas, como Dishonored o Bioshock. El juego se desarrolla con esas premisas vistas en otros juegos conocidos y nos obliga a explorar cada uno de los rincones de la estación Talos I. Exploración, RPG y acción.
  2. Sistema de NeuroMods para mejorar nuestras habilidades. Como un RPG tendremos que mejorar a nuestro protagonista (Morgan Yu) para conseguir avanzar en el juego sin atascarnos demasiado. Su sistema de mejoras es eficaz y bien pensado.
  3. Dificultad. Prey es un juego que va de menos a más, al comienzo podremos ir avanzando con relativa facilidad, pero con el paso de las horas el juego se irá volviendo más exigente y tendrá momentos de auténtico reto. Prey cuenta con una dificultad bien ajustada y hace que nos mantenga enganchados a la pantalla. 
  4. Mecánicas de combate. Prey mezcla muchas cosas en sus sistema de combate y todo lo hace bien, su sistema de combate nos recuerda a los mencionados en las líneas superiores Dishonored o Bioshock. Al igual que en estos juegos tendremos que usar el sigilo cuando nos corresponda y aprovechar el escenario y nuestras armas para poder ganar ventaja en cada uno de los enfrentamientos. La variedad de armas hacen de Prey un juego inagotable a la hora de combatir.
  5. Duración. A diferencia de otros Shoters la campaña de Prey es muy longeva, podemos estar más de 20 horas pegados a la pantalla ty todavía nos quedarían cosas por hacer, además es sumamente rejugable. 

Si quieres todavía conocer más detalles de Prey en Xbox One, os recomendamos que repaséis nuestro completo análisis del juego y valoréis por vosotros mismos si merece una oportunidad. Os reiteramos que se encuentra disponible a través de Xbox Game Pass, por lo que no hay mucha excusa para no darle la oportunidad si estáis suscritos al servicio.







Adrian

Fundador de SoloXboxOne y Generación Xbox.


Consolas y Juegos de Xbox recomendados:


Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: